Croquetas de pollo! (no perfectas)


Las Croquetas son ideales como aperitivo o acompañamiento, y se pueden hacer muchas cosas de carne, de pescado, de queso, de espinacas o cualquier verdura. Aunque es un plato que a mi siempre me ha parecido mas o menos difícil, hoy haré la tradicional, de pollo. Es importante decir que este plato se hace en dos días, una parte un día, y necesariamente la otra parte al otro día, o por lo menos unas horas después.

Yo hago así las croquetas de pollo:

INGREDIENTES DE LAS CROQUETAS DE POLLO:

  • 1 Pechuga de Pollo mediana cortada en trozos.
  • 1 Cebolla Cabezona grande.
  • 1 Diente de Ajo.
  • 2 Huevos.
  • Medio Litro de Leche.
  • Harina.
  • Miga de Pan.
  • Aceite de Oliva.
  • Aceite de Girasol para fritar.
  • Sal.

 PREPARACIÓN DE LAS CROQUETAS DE POLLO:

  1. Primero corto los extremos de la cebolla cabezona que normalmente se tiran. Esta vez los pondré con el Pollo.
  2. Pongo a cocinar el pollo con agua, sal y los extremos de la cebolla cabezona. Llevo a hervir, y una vez hierva, bajo el fuego a medio y lo dejo cocer unos 20 minutos. (Cuando hierva saldrá una espuma, la retiro).
  3. Pasados los 20 minutos retiro el pollo del agua, el caldo que queda no lo tiro; está riquísimo y se puede usar para hacer un arroz, o para tomar así como consomé.
  4. Ahora quiero dejar el pollo muy pequeño, primero lo saco de los huesos y una vez tengo solo la carne puedo cortarla pequeña con cuchillo y tenedor, o solo deshilacharla con dos tenedores, a mi me gusta más deshilachada.
  5. Ya tengo todo listo para hacer la masa, en una sartén pongo el ajo picado a sofreír con un chorro de aceite de oliva, apenas empiezan a saltar los pedacitos de ajo, añado la cebolla, cuidado con el fuego, no quiero que se queme sino que se vayan cocinando.
  6. Mientras se va haciendo, pongo el medio litro de leche a calentar, no quiero que hierva, solo que esté caliente para cuando vaya a hacer la salsa bechamel.
  7. La cebolla ya está, se tiene que haber reducido a la mitad, entonces le añado 3 cucharadas de harina, y no dejo de remover.
  8. Una vez la harina ha casi secado toda el agua que había de la cebolla, es el momento de ir añadiendo leche. No toda de un solo golpe, sino de a pocos. Echo un poquito y bato hasta que se consuma, luego otro poco y bato hasta que se vuelva a consumir. Y así hasta que me quede una salsa espesa.
  9. A esta salsa añado el pollo picado y lo mezclo todo muy bien y paso a un recipiente en donde esparzo bien toda la mezcla a lo largo y espero a que se enfríe.
  10. Una vez fría, la voy a cubrir con vinipel, pero asegurándome que el vinipel quede en contacto con la masa. Así evito que la capa superior se ponga dura. A la nevera, y hasta el otro día.

Al otro día la masa está mucho más consistente, la retiro de la nevera, la destapo y a hacer bolitas! Para ello, voy a utilizar 2 cucharas, dándoles forma hasta terminar con la masa.

  1. Bato los dos huevos, y armo mi cadena de producción.
  2. A un extremo las croquetas moldeadas, seguidas por el huevo batido, después la miga de pan y al final un plato vacío en donde voy poniéndolas terminadas.
  3. Paso cada una de las croquetas a esta cadena, primero huevo, luego miga de pan.
  4. Una vez todas las croquetas hayan pasado por el huevo y la miga de pan, las frío en aceite de girasol, hay quienes las sumergen en aceite, pero yo prefiero usar mucho menos, apenas que alcancen a cubrirse, y les doy vuelta con la ayuda de dos tenedores.
  5. Están muy rápido, con 2 minutos a cada lado será suficiente. Se tiene que ir controlando el fuego, si salta mucho se pueden quemar fácilmente, entonces será mejor bajarlo un poco.

La verdad que esta receta nunca se me ha dado tan bien, pero llevaba pensándola para el blog varios días, además Andrea me la había pedido en varias ocasiones, así que al fin me saco el calvito.

Aquí están las croquetas de pollo (no perfectas), hechas con mis propias manos.

Que aprofiti!

¿Qué te pareció?